VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO

El virus del papiloma humano es el causante de una enfermedad de transmisión sexual llamada VPH. Es una enfermedad difícil de curar y se manifiesta a través de síntomas como verrugas que surgen en la región íntima después del contacto íntimo con un individuo infectado.

¿El VPH tiene cura?

En algunas personas el VPH se cura solo debido a una remisión espontánea del virus. Eso puede ocurrir entre 4 semanas y 2 años después de la contaminación con el virus en personas que poseen un buen sistema inmunitario y que raramente se enferman. Estas personas por lo general nunca presentan síntomas relacionados con el VPH, pero pueden contaminar a otros mientras no estén curados. 

Para las personas que descubrieron que tienen VPH pero no tienen ningún síntoma, el médico puede evaluar si el tratamiento debe ser realizado, pero a pesar de eso puede ser útil invertir en los tratamientos caseros, fortaleciendo el sistema inmune con el consumo de alimentos ricos en vitamina C como piña, acerola, kiwi y fresas.

Normalmente las personas que presentan síntomas no se curan del VPH, ellas apenas podrán eliminar las verrugas a través del tratamiento, pero el virus raramente es eliminado del organismo, y en cualquier momento podrá manifestar síntomas otra vez. Así que cuando los síntomas desaparecen y con el fin del tratamiento se puede decir que el paciente alcanzó la cura clínica del VPH, y puede ser confirmado a través de exámenes. 

A pesar de que el tratamiento no siempre es suficiente para curar definitivamente el VPH es importante realizarlo porque la infección con el VPH aumenta el riesgo de cáncer. Para alcanzar esa ‘cura’ del VPH se recomienda usar los medicamentos indicados por el médico y utilizar preservativo en todas las relaciones.

VPH en el paladar

VPH en el paladar

VPH en la garganta

VPH en la garganta

Síntomas del VPH

Los síntomas del VPH son:

  • Varias pequeñas verrugas en la región íntima masculina o femenina. 
  • Estas verrugas pueden estar presentes en la región del cuello uterino (por lo que no se ven a simple vista) y no estar presentes en la región íntima externa femenina. 

Los síntomas pueden estar ausentes a pesar de la presencia del virus. Esto ocurre principalmente en los hombres, pero también puede ocurrir en las mujeres.

El diagnóstico del VPH puede ser hecho por el examen clínico visual y confirmado por el examen del papanicolau o biopsia de las verrugas.